[Autosuficiencia] Nuestro sistema fotovoltáico

con No hay comentarios

Uno de los mayores cambios al adoptar este tipo de vida fue el echo de estar desconectados de la red eléctrica. Era un paso mas hacia la utópica autosuficiencia, una manera más de vivir de forma consciente y acorde a nuestros valores. No íbamos a darle ni un euro más a las compañías eléctricas tan corruptas en nuestro país ¡adiós facturas!

 

Instalación de uso esporádico

4En un primer momento instalamos un sistema sencillo que nos permitía pasar los fines de semana y verano. Podíamos usar maquinaria pero no teníamos tele, ordenadores, … y la nevera era de estas pequeñitas que apenas consumen, así que nos bastaba con poco.

Tres placas solares de 145w, controlador de carga, dos baterias de 220Ah y el transformador de 1500w. En total nos costó unos 1400€, eso sí la instalación la hicimos nosotros, compramos el material por internet.

Teníamos todo el sistema dentro de casa, en un pequeño armarito de obra que hicimos, así estaba bien resguardado y menos al alcance de los amantes de lo ajeno, y como al fin y al cabo no hacía ruido ni nada ya nos iba bien ahí.

Durante tres años funcionó de maravilla, nunca nos quedamos sin luz y tampoco tuvimos que ir con cuidado. Al fin y al cabo el uso era esporádico, así que si gastabamos durante el finde luego el resto de la semana se recuperaba.

Pero en cierto modo hacerlo así nos ha perjudicado luego, ya que al mudarnos definitivamente necesitabamos ampliar la instalación, y decidimos ampliar el sistema que ya teníamos en lugar de hacer uno totalmente nuevo, lo que nos ahorraba costes por un lado y a la vez nos salía algo mas caro. Por eso lo ideal en estos casos es tener en cuenta y comentar con vuestro instalador las instalaciones actuales y futuras, para configurar vuestro sistema en base a eso desde el principio. ¡Errores de novato!

 

Instalación de uso diario

Para la nueva instalación nos dejamos asesorar y confiamos plenamente en nuestro instalador, quien dimensionó la instalación acorde al uso que ibamos a darle y a lo que ya teníamos.

Aprovechamos las tres placas que ya teníamos y añadimos otras tres, ya que lo ideal es que las placas sean siempre iguales y no que haya varias de distinta potencia. Por eso tenemos 6 placas de 145w, en lugar de por ejemplo solo 3 de 280w.

En esta ocasión instalamos todo en una caseta de obra nueva que hicimos en el exterior, ya que la casa se nos quedaba pequeña si teníamos que tenerlo todo dentro y así el cable de las placas que es el mas grueso también era lo mas corto posible. Por suerte la finca está orientada al sur y tenemos sol desde que amanece hasta que se pone, todo un lujo.

2

 

Añadimos también 6 baterias muchísimo mejores que las que teníamos, de 1250Ah, las cuales nos proporcionan una reserva para 3-4 días en caso de que esté nublado o lloviendo. Y si vemos que baja demasiado la carga, añadimos otro aparato carillo pero imprescindible el cual nos permite cargar las baterías con un generador de los de gasolina si va a seguir nublado y hay riesgo de quedarnos sin luz.
3

 

El controlador de carga también lo cambiamos por uno muy superior, que nos asegura una mejor carga de las baterías, y el inversor sigue siendo el mismo, así que seguramente en un tiempo tendremos que cambiarlo por uno de mejor calidad y algo mas potente.

Esto es lo que nos limita en cuanto a qué electrodomésticos podemos enchufar o no. Son 1500w de potencia, así que todos los aparatos eléctricos que utilizan resistencias que se calientan superan con creces esa cifra: secador del pelo, calefactor, plancha, vitro, horno, tostadora,…   No creo que lleguemos a poner nunca una instalación tan potente como para enchufar este tipo de aparatos ya que hemos aprendido a prescindir de ellos y además aparte de la potencia también consumen mucha energia.

Esta nueva instalación, con todos los aparatos nuevos y la mano de obra del técnico nos costó unos 3800€.

 

1

Instalación para luces exteriores

 

Las baterías que quitamos y el controlador de carga “nos sobraban”, intentamos venderlos pero nos ofrecían bastante menos de lo que queríamos así que decidimos quedárnoslo y montar una pequeña instalación independiente.

Teníamos un par de mini placas de una bomba que no hacíamos servir, compramos un pequeño inversor de 180w y lo conectamos todo de nuevo en una caseta de obra delante de la casa.

Durante el día carga, y por la noche con un sencillo programador automático se encienden las luces exteriores y se apagan por la mañana.

 

Y básicamente así es como tenemos luz, bastante sencillo aunque aparte de sus pros tiene también sus contras.

 

En otras entradas os hablaré mas en detalle de todo esto, así que si tenéis cualquier duda concreta no dudéis en preguntarme en los comentarios para así tener en cuenta vuestras inquietudes en este tema para poder responderos y explicároslo bien completo en otro post.

 

Dejar un comentario