Construyendo un banco de obra

con 1 comentario
Como ya sabéis, una parte importante de la reforma de la casita ha sido el baño, para el cual hubo incluso que cambiar las tuberías y desagües. En el post de hoy os vamos a enseñar que idea se nos ocurrió para esconder las tuberías nuevas, que quedaban a la vista en la fachada de la casa.

Lo primero que hicimos fue picar y hacer una zanja (anda que no sudamos!) para poder hacer unos buenos cimientos, la cubrimos con hormigón y empezamos a levantar la estructura: mortero, tochana, mortero… así hasta cubrir la altura de los tubos.

Para hacer el asiento utilizamos machihembrados. Es muy fácil, como un puzzle, encajando uno con otro.

El siguiente paso era dejarlo bonito. Quiero explicar que me hacia mucha ilusión construir algún día una cubierta a la catalana, que se hace con rasillas, lo encuentro bonito y fácil de hacer, así que comentándolo con Laura, decidimos comprar el material para revestir el banquito con ese estilo. Así que primero planteamos como íbamos a colocar las rasillas, luego hicimos una base con mortero, y colocamos las rasillas (algunas cortadas a medida). Y…..tachán….ya tenemos la estructura hecha!!

Por último, hicimos un revoco con cemento para tapar los feos agujeros de la tochana.

Y así es como ha quedado por ahora. Ya solo nos falta acabar de pintarlo a juego con la fachada, colocar las piedrecitas de adorno que se han caído en esa zona de la pared y arreglar las jardineras de los lados.

 

Ah, y habréis visto que hay unas escaleras construidas en el banquito que seguro no les veis sentido, pero lo tienen, y es que hicimos Villa Gordis (osea, la caseta de los perros) en un bancal junto a la casa, y las escaleras de acceso están justo en la otra punta, así que Laura tuvo la idea de aprovechar el banco para hacer unos escalones y poder subir desde ahí. Cuando tengamos todo acabado os enseñaremos la transformación de toda la fachada, a ver si os gusta!

Siguiendo David:

Últimas publicaciones de

Un comentario

  1. Nadi
    | Responder

    mucho animo currantes—

Dejar un comentario