El horno de leña – 1. La base

con No hay comentarios

Siempre he tenido la ilusión de poder preparar y hornear mi propio pan y mis propias pizzas, de hecho en el pueblo que pasamos antes de llegar a la casa hay una panadería con horno de leña y la verdad es que es incomparable el sabor y la textura de lo que ellos hacen a lo que se prepara en horno eléctrico. Así que pasada la boda, ya sin prisas, empezé a construir mi propio horno de leña.

No teníamos claro donde ponerlo, ya que en el porche de la barbacoa iba a ocupar demasiado y nos quedaríamos sin espacio para las comidas familiares, pero tampoco lo queríamos poner lejos de donde comemos, ni en medio del llano, ni cerca de los árboles,… Después de un par de vueltas en busca del lugar perfecto, lo encontramos! ¿Alguien se puede imaginar que aquí tenemos nuestro super horno?

 

1

Resulta que bajo el aljibe grande, había una pequeña balsita que se llenaba solo con el agua de lluvia y en caso que el algibe rebosase. Prácticamente pasamos de ella durante meses, estaba sucia, con plantas, barro, agua verde,… Mas de una vez pensamos en darle alguna utilidad, pero no se nos ocurría cual, así que ya que estaba en un lugar perfecto, despejado sin árboles y al mismo nivel que la casa decidimos derrumbarla y construir ahí el horno.

 

2

 

Gracias a la ayuda del martillo y la escarpa en unas horas este fue el resultado…

 

3

 

Ahora ya podía empezar con la base, y ya que el horno iba a pesar mucho era importante que fuera una base sólida y resistente. Así que empecé con un planché de hormigón para nivelar el suelo, para que os hagáis una idea es como los cimientos de una casa.

 

4

 

Una vez nivelado y seco, continué con la estructura, para la que utilicé bloques de hormigon prefabricados. Aguantan muchísimo peso y resultan fáciles de colocar. Y para hacer algunos cajones para la leña puse machiembrados a modo de estante.

 

5

 

Acabada la estructura, tocaba dejarla “bonita” con un rebozado de cemento. Las partes frontales lisas son fáciles, pero cuando empiezas a meterte por los cajones y las esquinas la cosa cambia… ¡¡Que poco me gusta este paso!!

 

6

 

En la parte superior, justo en el centro donde iba a hacer el horno, dejé el machihembrado unos 10-15cm por debajo para poder rellenarlo de hormigó y hacer una nueva losa firme, resistente y a nivel.

 

7

 

Aquí podéis verla ya hecha, y con las primeras piedras de pizarra que fuimos a buscar al pueblo de la familia de Laura para tener un poquito de allí en nuestro hogar.

 

8

 

Sé que lo que queréis ver es el horno como tal, pero la base es igual o mas importante porque al fin y al cabo es lo que soportará el horno y si no está bien hecho puede ser un desastre! Así que espero que os haya resultado interesante y si vais a construir el vuestro no dudéis en preguntar cualquier duda en la que os pueda ayudar. Y seguid atentos, que pronto os traemos la segunda parte!

Entradas relacionadas

Siguiendo David:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario