El horno de leña – 3. Rebocos del horno

con No hay comentarios

En las entradas anteriores ya os enseñamos como construir la base y la estructura para el horno, y hoy continuamos con el último paso para acabar el horno como tal, los rebocos.

Al igual que en la zona de la base pusimos varios materiales para aislar el horno y así conseguir que mantenga mejor la temperatura en su interior y no se pierda, para las paredes haremos lo mismo pero mucho mas elaborado todavía. En total son X capas, que os detallo una a una.

 

1. Mortero refractario

El mismo que usamos para unir los tochos, es el que usaremos para la primera capa del revoco. Debe quedar toda la cúpula tapada, a excepción de la zona de la puerta. Dejamos secar al menos un día.

 

1

 

2. Lana de roca

Una vez el mortero está seco, cubrimos toda la cúpula con lana de roca. Esta nos servirá de aislante y nos ayudará a mantener el calor dentro del horno.

Es un material que desprende partículas que pueden resultar irritantes, con lo que se recomienda colocarla con guantes y mascarilla.

2

 

3. Malla de gallinero

Para aguantar la lana de roca colocaremos una malla de gallinero. Es algo complicadillo y necesitais ser dos personas al menos para cubrir y luego tensar bien. Nosotros lo hicimos con un alambre, envolviendo la lana y la malla para que quedara sujeta y poder seguir trabajando con la siguiente capa.

 

3

 

4. Mortero refractario

Si, otra vez! Cubrimos muy bien con una capa que resultará bastante gruesa para que quede todo bien tapado. Hay quien esta capa la da con una mezcla de mortero y arlita, pero en nuestro caso usamos solo mortero.

¿Entendéis ya porque era tan importante que la base del horno fuera muy resistente? No se cuantos kilos llevamos ya…

 

4

 

Una vez bien cubierto cortamos los alambres y la malla sobrante y lo dejamos bien bonito y redondeado.

 

5

 

En este punto el horno ya estaría listo, y ya podríais dejarlo así o bien decorarlo con mosaico, piedra, etc.  Pero en nuestro caso al estar en la intemperie creímos importante darle una capa más, ya no venía de una… jeje

 

5. Mortero impermeable

El agua es enemiga de los hornos, y para evitar daños le dimos una última capa de mortero impermeable (el mismo que en la balsa-piscina) para que si le cae agua o de la propia humedad del ambiente cuando baja la niebla no tengamos que preocuparnos.

¡¡¡Y así es como quedó!!!
6

 

Si queréis haceros uno, no dudéis en dejarnos vuestras dudas, comentarios o compartir con nosotros la experiencia. Fue muchísimo trabajo y en cuanto al coste ronda los 500€, pero ha sido un capricho hecho con mucha ilusión y del que ya hemos disfrutado unos panes y pizzas tremendos… y lo que queda!

En las próximas entradas os enseñaremos como hemos arreglado ese rinconcito, porque ahí no queda todo, ya es funcional, pero hay que dejarlo bonito :)

Entradas relacionadas

Siguiendo Laura:

Informática de profesión y brico woman en mis ratos libres, me encanta coger una sierra de calar y trabajar la madera para hacer cualquier virguería. En 2010 fundé la asociación EriSOS, dedicada al estudio y conservación de los erizos de tierra (de ahí el nombre de la finca!). He hecho todo tipo de cursos relacionados con fauna salvaje y poseo el titulo de educadora medioambiental. Ahora ando intentando encontrarme a mi misma para vivir s¡egún mis valores y moral, sin perderme en el camino de la locura! ¿Quieres contarme algo? Deja tu comentario!

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario