Sobre nosotros

Somos David y Laura, una pareja de urbanitas decidida a dar un cambio en sus vidas hacia una vida mas sostenible, autosuficiente y respetuosa con el medio ambiente.

En 2014 hicimos nuestro sueño realidad y compramos una casita en medio de la montaña, y poco a poco nos enfrentamos a nuevos retos e ilusiones construyendo lo que esperamos algún día no muy lejano sea nuestro hogar. Mientras, vivimos y trabajamos en la ciudad mas cercana para poder pagar la hipoteca y las facturas.. no es fácil salir del sistema.. pero aún así intentamos hacerlo de la manera mas sostenible posible

David es delineante y paleta, pero por esto de la crisis y la burbuja inmobiliaria no llegó a ejercer durante demasiado tiempo y ahora, según dicen los que mandan, ya no puede empezar porque no tiene suficiente experiencia… Aún así se ha podido quitar la espinita reformando y construyendo pequeñas obras para nosotros mismos, lo que es una satisfacción aún mayor. Le encanta el campo, cultivar sus propios alimentos es una de sus ilusiones, pues siempre lo había visto en casa de su abuelo y compartir esos momentos con él son uno de sus mejores recuerdos.

Laura es informática de profesión, pero se ha formado en varios ambitos de lo mas variopintos en su afán por aprender, desde educadora medioambiental a wedding designer. En 2010 fundó la asociación EriSOS, dedicada al estudio y conservación de los erizos de tierra, y en 2015 emprendió una empresa de organización y decoración de bodas diferentes. Uno de sus requisitos a la hora de comprar el terreno era que estuviera en un entorno natural, con bosque y fauna salvaje, para así poder disfrutar de la naturaleza y aprender de ella en contacto directo. Le encanta coger una caladora y hacer cualquier virguería con cuatro maderas.

Ah, y no olvidemos a las fierecillas: Penny, Lily y Tyson, nuestros tres perros, compañeros de aventuras, que disfrutan tanto o mas que nosotros de la libertad de una casa en la montaña.

 

Sobre el blog

Este blog pretende ser un reflejo de nuestra nueva vida como neocampesinos y ecourbanitas, y una puerta abierta para todos aquellos que se encuentren en una situación similar, que tengan curiosidad o que estén planteándose el cambio.

Mientras reformamos la casita vamos a aprender desde cero a cultivar la tierra de manera ecológica y disfrutaremos de la vida salvaje que nos rodea. Además, en la ciudad, aprenderemos a vivir de manera mas sostenible y aplicaremos a nuestra vida los principios del movimiento slow. Y todo esto, ¡queremos compartirlo con vosotros! Nuestros triunfos y nuestros fracasos, cada nueva experiencia, cada dificultad y cada prueba superada.

¿Nos acompañáis?

 pagina3