[DIY] Puerta corredera de madera

con 3 comentarios

Sin duda es una de mis piezas favoritas de la casa, la puerta corredera que hicimos para la habitación pequeña, que empezó siendo el dormitorio de invitados, luego abrimos acceso por el salón para que fuera nuestro dormitorio y cuando tengamos la buhardillita acabada será el estudio.

Desde que las vi hace tiempo, me enamoré de las puertas en plan granja americana que tan de moda están por allí. ¿Sabéis las que os digo? Las “barn door” como les llaman ellos.

Las puertas de este tipo tienen un aire rústico, normalmente eran aprovechadas de antiguos graneros, siempre de madera. Conseguir una puerta así aquí nos iba a costar un dineral, así que decidimos hacerla nosotros mismos. ¿Como? Con un simple friso de madera. Bueno, y un par de cosas más, vamos con la lista.

 

Materiales:

  • Friso de madera (grueso)
  • Clavos
  • Cola para madera
  • Tiradores
  • Martillo
  • Caladora
  • Nivel y taladro (para fijar la estructura a la pared)

 

Os daré el paso a paso como si lo hubiéramos hecho todo seguido, aunque en realidad estuvimos varios días haciéndolo a ratitos por las tardes.

Lo primero de todo es tomar medidas del espacio para ver a que altura había que hacer la puerta, con un poco de suerte no necesitarás cortarla, pero si no tendrás que marcar cada friso y cortarlo. También tendrás que medir el ancho, para calcular cuantas piezas necesitarás.

 

1

 

Una vez cortadas a medida, toca unirlas. Un poco de cola especial para madera en la junta, y con la ayuda de un martillo encajamos unas con otras. Muy fácil, aunque algo entretenido.

 

2
Cuando esté todo unido, colocamos una madera encima y con la ayuda de una goma de tensar (de las del coche de toda la vida) sujetamos para que haga fuerza. La madera se pone para evitar que de la fuerza se acabe curvando, pues la madera se encarga de mantener la superficie plana.
3
Turno de poner la madera horizontal que, por una parte es decorativa, y por otro es la que permite fijar con seguridad las diferentes láminas del friso.

La cortamos a medida, ponemos cola y la clavamos con clavos del tamaño adecuado. En nuestro caso pusimos una arriba de todo y otra abajo, pero puedes hacer la combinación que mas te guste.

4

5

Es hora de poner las guias, y en ese caso te recomiendo seguir las instrucciones al pie de la letra que incluyen. Simplemente había que atornillarla a la pared, con cuidado de ponerla a nivel. Marcar los agujeros, hacerlos, poner los tacos, sobreponer la estructura y atornillar. Quedó muy fuerte, totalmente agarrado, podías colgarte que aquello no se movía.

 

Atornilla las ruedas a la parte superior de la puerta de friso, por eso es importante que el friso sea grueso, sino no tendrías como sujetarla y no quedaría tampoco tan firme.

 

6

Coloca los tiradores por ambos lados donde te resulte mas cómodo para poder abrir y cerrar, y ten en cuenta antes de comprarlos que tienen que cuando abras y cierres no choquen con la pared, así que mejor que el de dentro sea peqeñito.

¡Y voilá, este es el resultado! Una puerta corredera de madera hecha con un friso, preciosa y muy llamativa, super útil para espacios reducidos.

 

7

 

Ah, se me olvidaba. En nuestro caso la dejamos tal cual con el efecto de madera natural, pero tu puedes pintarla, teñirla o barnizarla como prefieras. Y si la dejas tal cual, no olvides darle una capa de protector de madera para quitarle porosidad y evitar así que se ensucie con facilidad.

¿Os ha gustado? A nosotros nos encanta!

3 Comentarios

  1. Cristina Sanjosé
    |

    Madre mía cuando la he visto en Instagram. He venido a verla al blog corriendo. Llevo tiempo soñando con una puerta colgante y esta me ha encantado. Gracias por contarnos cómo la hbéis hecho.

  2. Laura
    |

    Me alegro que te guste Cristina! Si te animas a hacerla ya nos enseñarás el resultado! :)

  3. Javi yonolotiraria
    |

    boquiabierto de nuevo!!!! esta puerta mola un huevo, y no envidia nada a otras mucho más sofisticadas! Desde luego os lo curráis mucho, me gusta!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.