[DIY] Puerta corredera de madera low cost

con 3 comentarios

Tras este título pareado, os vamos a enseñar como hemos hecho la puerta que hay entre el baño y el dormitorio pequeño. Queríamos una puerta corredera, pues dado el pequeño tamaño de la habitación y del baño, si poníamos una puerta normal nos quedábamos sin espacio al tener que abrirla para un lado u otro. De esta manera, con la corredera, solo teníamos que dejar un pequeño espacio libre en la pared.

Desde que las vi hace tiempo, me enamoré de las puertas en plan granja americana que tan de moda están por allí. ¿Sabéis las que os digo? Las “barn door” como les llaman ellos.

El problema es que la estructura que aguanta la puerta, con las ruedas y demás, se nos iba de presupuesto… aparte de costar mucho de encontrar las originales, el precio se iba de los 150€ arriba… También encontramos unas similares en Leroy Merlín pero el precio también se nos disparaba..

Y de repente, un día nos encontramos en pleno pasillo central de LM un sistema de puerta corredera, mucho mas modesto y sencillo, como si fuera para armarios o así… por unos 40€! Eso era lo que queríamos! Lo miramos de arriba a abajo, jugueteamos con el que tenían montado para ver bien como funcionaba y que tampoco fuera demasiado cutre-simple… pero era perfecto. ¡Así que directo al carro!

Pero… y la puerta? Aquí no tenemos puertas de esas que ellos reaprovechan, y si encontrasemos alguna seguro que nos pedirían mas por ella que lo que costó la finca. Pero no hay problema, cuando se trata de inventar para ahorrar no hay quien nos gane!! Bueno vale, Javi de Yonolotiraría también es un crack… 😛

Pero a lo que íbamos. ¿Como podemos hacer una puerta de madera, de aspecto rústico, sin gastar mucho? Pues con un friso de pino natural, que encima estaba de oferta, menudo día de chollazos!

Compramos clavos, unas chinchetas decorativas, cola para madera y nos fuimos a montarla.

Os daré el paso a paso como si lo hubiéramos hecho todo seguido, aunque en realidad estuvimos varios días haciéndolo a ratitos por las tardes.

Lo primero de todo fue tomar medidas del espacio para ver a que altura había que hacer la puerta. El hueco que tenemos no es estándar y tampoco es que usaran demasiado el nivel, así que había que revisar bien cada punto para que luego no hubiera sorpresas.

Una vez tomadas las medidas, colocamos la guía. Simplemente había que atornillarla a la pared, con cuidado de ponerla a nivel. Marcar los agujeros, hacerlos, poner los tacos, sobreponer la estructura y atornillar. Quedó muy fuerte, totalmente agarrado, podías colgarte que aquello no se movía.

Siguiente paso, cortar las maderas del friso al tamaño que necesitábamos.

Una vez cortadas a medida, toca unirlas. Un poco de cola especial para madera en la junta, y con la ayuda de un martillo encajamos unas con otras. Muy fácil, aunque algo entretenido.

 

Cuando estaba todo unido, colocamos una madera encima y con la ayuda de una goma de tensar (de las del coche de toda la vida) sujetamos para que hiciera fuerza. La madera se pone para evitar que de la fuerza se acabe curvando, pues la madera se encarga de mantener la superficie plana.

Turno de poner la madera que, por una parte es decorativa, y por otro es la que permite fijar con seguridad las diferentes láminas del friso.

La cortamos a medida, y la clavamos con clavos del tamaño adecuado. Veréis que pusimos los clavos de una manera un tanto extraña, pero era para que quedaran ocultos debajo de las chinchetas decorativas que compramos.

 

 

Pusimos una madera de estas en la parte de arriba, otra en la de abajo, y en medio para que quedara bonita otra que las unía, pero solo la sujetamos con cola y quedó súper fuerte sin necesidad de clavos.

Pusimos también un par de tiradores, uno a cada lado.

Y voilá! Este es el resultado! Una puerta corredera de madera hecha con un friso!

El gasto total, entre la guia, las maderas y demás será de unos 60€. Probablemente pondremos un cajón de madera en la parte superior para tapar la guía y nos falta darle protección a la madera para evitar que se dañe, carcoma y demás, pero por lo menos ya tenemos puerta que cuando la compramos había una cortinilla!

¿Que os parece? A nosotros nos ha gustado tanto, que ya estamos montando la segunda para la otra habitación, aunque no va a ser igual que esta así que cuando esté acabada ya os enseñaremos como ha quedado.

Siguiendo Laura:

Informática de profesión y brico woman en mis ratos libres, me encanta coger una sierra de calar y trabajar la madera para hacer cualquier virguería. En 2010 fundé la asociación EriSOS, dedicada al estudio y conservación de los erizos de tierra (de ahí el nombre de la finca!). He hecho todo tipo de cursos relacionados con fauna salvaje y poseo el titulo de educadora medioambiental. Ahora ando intentando encontrarme a mi misma para vivir s¡egún mis valores y moral, sin perderme en el camino de la locura! ¿Quieres contarme algo? Deja tu comentario!

3 Comentarios

  1. Cristina Sanjosé
    | Responder

    Madre mía cuando la he visto en Instagram. He venido a verla al blog corriendo. Llevo tiempo soñando con una puerta colgante y esta me ha encantado. Gracias por contarnos cómo la hbéis hecho.

  2. Laura
    | Responder

    Me alegro que te guste Cristina! Si te animas a hacerla ya nos enseñarás el resultado! :)

  3. Javi yonolotiraria
    | Responder

    boquiabierto de nuevo!!!! esta puerta mola un huevo, y no envidia nada a otras mucho más sofisticadas! Desde luego os lo curráis mucho, me gusta!

Dejar un comentario